Cada persona tiene su tipo de piel, con sus características únicas. Y sabías que cada tipo de piel tiene unas emociones que lo acompañan?

Haremos un resumen de los tipos de piel más comunes, junto con sus ventajas e inconvenientes, y los estados emocionales por los cuales puedes estar pasando.

Piel normal:

Ventajas: La piel normal tiene un equilibrio adecuado de aceite y humedad, es suave y tiene una textura uniforme.

Inconvenientes: A pesar de ser menos propensa a problemas, puede sufrir pequeños desequilibrios en determinadas circunstancias, como cambios climáticos o productos inadecuados.

Emocionalmente, detecta un equilibrio y armonía entre el que se piensa, se siente y se actúa.

Piel Seca:

Ventajas: Acostumbra a ser muy suave y con los poros pequeños. Té la textura de la seda.

Inconvenientes: La piel seca tiende a envejecer más al tener poca agua y tiene más probabilidades de mancharse.

Emocionalmente, como que la hidratación de la piel está regulada por la ingesta de agua y el buen funcionamiento de los riñones, y estos alojan el miedo, las personas con la piel más seca, acostumbran a ser tímidas.

Piel Grasa:

Ventajas: La piel grasa envejece más lentamente y mantiene la humedad natural mejor que otros tipos de piel.

Inconvenientes: Es más propensa al acné y a tener poros abiertos más visibles. Puede sentirse grasienta y requerir una cura más exhaustiva. También se mancha con facilidad.

Emocionalmente, las personas con la piel más grasienta, acostumbran a enfadarse a menudo y esto es debido la hecho que el que regula la grasa de nuestro cuerpo es el hígado, y este, gestiona la emoción de la ira.

 

Piel Mixta: (en realidad es una piel desequilibrada)

Ventajas: Tiene una combinación de piel seca y grasa, el que significa que puede requerir una atención especial en diferentes áreas.

Inconvenientes: Las áreas grasas pueden ser más propensas al acné, mientras que las áreas secas pueden ser descamativas e irritantes.

En el ámbito emocional, las personas con este tipo de piel, pasan de la alegría a estar enfadadas con facilidad.

 

Piel Sensible:

Ventajas: Esta piel es delicada y necesita productos suaves y especiales, pero puede ser radiante y sin problemas cuando se trata adecuadamente.

Inconvenientes: Es más propensa a irritaciones, enrojecimientos y picores en respuesta a productos o condiciones ambientales agresivas.

La emoción principal de las personas con este tipo de piel, acostumbra a ser la desconfianza.

 

Cada tipo de piel tiene necesidades y preocupaciones específicas, y el que puede ser bueno para una persona puede no ser adecuado para otra. El importante es conocer tu tipo de piel y aplicar a tu rutina diaria de curas de la piel para tener un buen resultado y para mantenerla saludable y radiando, sin descuidar tu estado emocional.

Alberta Martí

Tècnica superior d’estètica i Cosmetòlog.

Deja tus datos de contacto y recibirás nuestro boletín

Artículos relacionados

  • junio 2024

    Diagnostico de la piel en Salou

  • junio 2024

    Diagnostico facial en Salou

  • junio 2024

    ¿Cómo puedo tener cura de mi piel?